La historia de la Asociación Colombiana de Locutores y Comunicadores, se remonta al año de 1954, cuando Carlos Pinzón Moncaleano, quien para ese entonces ya contaba con una importante trayectoria en la radiodifusión colombiana, decide convocar a otros personajes de diferentes emisoras del país, con el propósito de profesionalizar la actividad de la locución y así generar una conciencia gremial para dar brillo a las principales herramientas de los locutores: el correcto manejo de su voz y el uso adecuado del idioma castellano.

Para poder cumplir con esa misión, Carlos decidió llamar a su amigo Julio E. Sánchez Vanegas, reconocido empresario de la radio por ese entonces, quien se apuntó a la idea siendo nombrado como primer secretario de la ACL, la cual, al poco tiempo, se convirtió en un agradable club de amigos que desde entonces ha convocado a animadores de radioteatros, radioactores, lectores de noticias, locutores deportivos, presentadores, narradores, lectores y voces comerciales, todas llenas de talento y creatividad que a lo largo de los años, se han destacado en la historia de la radiodifusión colombiana.

Posteriormente, con la llegada de la televisión al país, en el mismo año de la creación de la ACL, hombres y mujeres narraron, con su voz y su imagen, los momentos más intensos de la vida nacional. Se recuerdan personalidades como Teresa Gutiérrez (Q.E.P.D.), Otto Greffeinstein (Q.E.P.D.), Humberto Martínez Salcedo (Q.E.P.D.), Hernán Castrillón Restrepo (Q.E.P.D.), Jorge Antonio Vega, Pastor Londoño Pasos, Gabriel Muñoz López, Sofía Morales, Julio Eduardo Pinzón y Julián Ospina (Q.E.P.D.), entre muchos otros.

Basados en este contexto, el surgimiento de la ACL debe comprenderse como parte fundamental del desarrollo de las telecomunicaciones y de la misma trayectoria de los medios de comunicación del país.

Después de la titánica gestión de los fundadores de la ACL, han sido los mismos miembros de esta institución, quienes elegidos por sus colegas, han asumido la presidencia para dejar muy en alto el nombre de los locutores en Colombia, en su lucha por dignificar la profesión.

Han tenido el honor de conducir los destinos de la ACL a lo largo de su historia, Gloria Valencia de Castaño (Q.E.P.D.), la primera dama de la televisión colombiana; Eucario Bermúdez, hombre de radio, quien al alternar con la televisión, se convirtió en uno de los más enconados defensores de la música nacional; Alberto Piedrahita Pacheco (Q.E.P.D.), especialista en transmisiones deportivas y un caballero y modelo al aire; Fernando González Pacheco (Q.E.P.D.), el mejor animador de la televisión colombiana, excelente entrevistador, actor, cantante, animador y narrador taurino; Juan Harvey Caicedo (Q.E.P.D.), presentador de noticias y cultor del folclor llanero; Javier Hernández Bonett, destacado comentarista deportivo de la radio y la televisión; Magda Egas, mujer entregada a los medios, quien logró comprometer a sus colegas con el correcto uso del idioma; Jorge Antonio Vega, reconocido presentador y narrador quien ha luchado siempre por mantener al día a la ACL; Ernesto Castellanos, locutor comercial de figura joven y pionero del doblaje al español, quien asumió las banderas de la Asociación para llevarla a un nuevo porvenir.

Las voces de los miembros de la ACL, son reconocidas en todos los continentes. Las principales cadenas y emisoras del mundo han visto pasar y cuentan actualmente entre su nómina, a numerosos locutores colombianos: La BBC de Londres, la CNN, la Deutsche Welle de Alemania, la RAI de Italia, la Voz de los Estados Unidos, la Voz de Rusia y numerosas estaciones hispanoamericanas fueron y son presentadas por afiliados a la Asociación.

En el año 2005, la Asamblea General de la Asociación aprobó incluir entre sus socios a los comunicadores, profesionales íntimamente vinculados a la locución. De esta manera se ha fortalecido aún más la Asociación Colombiana de Locutores y Comunicadores.

Desde esa misma época, la ACL se ha preocupado por formar a todas aquellas personas que siempre se han interesado por el infinito y profundo mundo de la locución y de la expresión oral, con la creación e implementación de seminarios y talleres a través de su academia. Se han organizado eventos académicos como el I Seminario de Actualización Periodística “La Voz la Imagen y la Noticia”, el seminario taller “El arte de la palabra”, el curso especial de locución comercial entre muchos otros.

Con el ánimo de exaltar la labor profesional de sus miembros, la ACL instituyó en 1974 el premio y máxima distinción “Julián Ospina”, que anualmente se concede a uno de sus socios como reconocimiento a su dedicación al servicio de la profesión, durante toda su vida. De igual forma, desde 2013 entrega a una dama destacada en la radio y la televisión, el Premio Locutor: “Gloria Valencia de Castaño”. Asimismo, con el ánimo de exaltar el trabajo profesional de la narración y los comentarios deportivos en radio y televisión, concede el Premio Locutor: “Carlos Arturo Rueda”. Culminando con los reconocimientos, desde ese mismo año, también otorga el Premio Locutor “Juan Harvey Caicedo” a los profesionales dedicados a la locución comercial o de noticias.

Para mantener informados y actualizados a sus miembros, periódicamente les hace llegar un boletín titulado: “La Voz de la ACL”. Se trata de un magazín en el que se abordan diferentes temáticas como noticias relacionadas con el ámbito profesional de la locución, artículos de interés, ingreso de nuevos socios, difusión de la correspondencia que hacen llegar los lectores, información institucional, fotografías de los eventos y los talleres que se ofrecen en la academia y reconocimientos a quienes han hecho parte de la locución en el país.