Menú

La fotografía pertenece al día de mi ingreso a la ACL el 26 de Mayo de 2006, en compañía de don Julio E Sanchez Vanegas y del entonces socio Polks de Cardona

Para que no se le olvide!

Nota Museo

Por: Carlos Javier Morantes Niño 

Siempre he sido un amante de las voces y de la versatilidad que ofrece desde cuando era un niño y me interesaba por saber quien era y cómo era el dueño de la voz que se escuchaba en aquella cajita mágica de música, noticias y comerciales elaborados de manera creativa e ingeniosa.

Soy comunicador social y periodista, y mi carrera me ha permitido trabajar siempre en medios pero con el valor agregado de este maravilloso don de la voz. Así he viajado, trabajado y conocido, gracias a Dios y al talento que me entregó para ponerlo al servicio de los demás.

Un día por fin conocí a varios socios ACL a quienes yo siempre consideré figuras excepcionales y encantadoras gracias a la voz, pero veía o sentía lejos llegar a pertenecer a la ACL ya que para fin y comienzo de siglo, era no sólo un privilegio pertenecer a la ACL sino una verdadera hazaña lograr la atención de los monstruos de la voz de toda una vida, sobre todo, que voltearan a mirar a las voces que no residíamos en Bogotá.

Ya en el primer profesional y conocido en buena parte de Boyacá y de mi natal Duitama, en el primer lustro de este siglo, conocí a algunos socios directivos de la ACL como Lauirta Nieto, Juan Monroy y René Figueroba entre otros, quienes evaluaron mi trabajo y desempeño y en 2006 fui aceptado a pertenece a esta bonita familia ACL.

Desde entonces ha sido un orgullo pertenecer a la Asociación Colombiana de Locutores y en mis presentaciones o locuciones como presentador y/o maestro de ceremonias de eventos culturales y académicos; el

Momento más especial Para mi es poder decir al comienzo y al final de cada actividad -con el corazón henchido, “les acompañó Carlos Javier Morantes Niño, de la Asociación Colombiana de Locutores”.

En ese momento me siento orgullos y diferente a todos los demás. Si bien es cierto que en Boyacá no se pagan las tarifas de la ACL por aquello de que las personas aún subestiman el valor del trabajo hecho con calidad y vocación, mi Mejor pago siempre es el de llevar con respeto, honor y cariño, la marca de la familia ACL de la que me precio de pertenecer.

 

Carlos Javier Morantes Niño

Periodista UC – Locutor ACL

Las más leídas

La Carta que nunca envié

Cartas

Una Entrega de Amor

Por: Alfonso de la Espriella

Nuestro amor

Poemas

Nuestro amor

Por: Alberto Durán Coronado

¿Por qué no me dejaste tranquila en mi convento?

Cartas

¿Por qué no me dejaste tranquila en mi convento?

Por: Sor María Alcoforado

Volver

Canciones

Volver

Por: Carlos Gardel

Carta desde un harem

Cartas

Carta desde un harem

Por: Charles Montes Quieu

Me desordeno, amor, me desordeno

Poemas

Me desordeno, amor, me desordeno

Por: Carilda Oliver Labra

Parábola de uno mismo

Canciones

Parábola de uno mismo

Por: Alberto Cortéz

Simplemente

Poemas

Simplemente

Por: Jorge Robledo Ortíz

A la memoria de Josefina

Poemas

A la memoria de Josefina

Por: Guillermo Valencia

Sé parte de la ACL

HAZ VALER TU VOZ

MANTENTE INFORMADO

SUSCRÍBETE

Conoce más de nuestros afiliados, premios, y todas las novedades de la Asociación Colombiana de Locutores